imágenes de los viajes y peripecias de un pequeño oso de peluche que viaja con un humano (al menos el osito supone que es más o menos humano)
Inicio > Historias > Die Bahn

> Die Bahn <

ya sabrán todos a estas alturas que lo de Blogalia se cayó,
no fue culpa del intruso aquel, conste, ni del Tubbo...
creo que fue cosa del capitalismo, pero no me atrevo a
decirlo en alto porque los peluches poco sabemos de despidos
libres y demás zarandajas.



total que no pude contar algunas cosas, y luego ElPez
me metió en su mochila y me lanzó a un viaje a un país
precioso, increíble, e incomprensible. Lo llaman Alemania,
aunque aquí todo el mundo convive con la idea de que son
en realidad muchas Alemanias a la vez. Yo tuve la suerte
de atraversarla, rápidamente, en tren.



ya había contado por aquí cómo me gusta lo de los
trenes, pero entre unas cosas y otras (y a pesar
de los ofrecimientos de Julio Arrieta) hasta el
otro día no me había montado nunca en uno. Me encanta
que fuera en uno alemán. Bueno, en varios, porque
pude ir en esos rápidos que llaman ICE y cuyos
trazados no deben salvar dolinas de yeso como los
que Cascos monta en España. Y luego en otros que
son IC sólo, más antiguos, más tranquilos, pero
igual de maravillosos. Y los regionales, también
los probé. Por aquí se puede viajar en tren porque
hay vías, abundan las conexiones, los horarios...
todo esto se paga, pero los alemanes asumen que
este transporte merece la pena. (Bueno, de los
alemanes ya hablaré más en otro momento, porque
da para mucho)



en algún sitio justo paramos para cambiar de tren,
como en Frankfurt (am Maine), donde a toda leche
y justo con el tiempo de parar un momento a hacerme
unas fotos fuimos corriendo de un lado a otro de una
enorme estación de tren, todo lleno de indicaciones
que yo alcanzaba a comprender tan poco como ElPez
(sólo sabe decir en alemán algo así como "Ich abe
durfall", el pobre)



por cierto que me quedé con ganas de conocer esa ciudad
porque justo ElPez me estaba leyendo una novela desternillante
de David Lodge, "¡Buen trabajo!", en la que los protas se
van a follar a Frankfurt.



a lo largo del trayecto desde Köln a Jena (unas cinco
horas y como quinientos kilómetros) vimos todos los
tonos del otoño, nos llovió, nos hizo sol y pasamos
entre bosques olorosos y coloridos, y junto a pueblitos
preciosos



a la tarde, nos acompañaba una luna en cuarto creciente
que nos sorprendió por lo cerca que quedaba, culminando
sobre el sur como estaba, del horizonte. Cosas de la latitud



aún ando ordenando las cosas, así que poco más voy a contar
por el momento. Es curioso, aún me resuenan en las orejitas
las sonoras voces del alemán, que me recuerdan a cosas como
grofenfrunguenbraaaguin y así... es curioso cómo los humanos
consiguen entenderse a pesar de vivir en Babel -bueno,
y otros en Babia.

2003-10-08 08:53 | javarm | 4 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://osito.blogalia.com//trackbacks/11795

Comentarios

1
De: Ralf Fecha: 2003-10-08 21:55

Always a pleasure to see a cuddly bear travelling ;-)



2
De: ElPez Fecha: 2003-10-09 00:51

thanks Ralf... look, next post will be about yours, Osito said :-)



3
De: Albrecht Fecha: 2003-10-14 16:42

Como ex-residente en Alemania, estaré encantado de ller las opiniones que ese maltratado por los tópicos pueblo te ha causado.



4
De: Anónimo Fecha: 2006-04-14 01:52

eeeeeeeee



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.201.241 (1a57f0f51a)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


Cosas viejas
<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

Categorías

Blogalia

Blogalia

javarm